El control de plagas consiste en limitar la reproducción de fauna nociva creando condiciones favorables para el medio ambiente o el hogar. Estas plagas deben ser controladas a tiempo, ya que si no es así podremos tener consecuencias como el desencadenamiento de enfermedades que ocasionen daños en plantas, animales y personas cercanas.

Las plagas son plantas, animales o insectos que se encargan de interferir en la actividad humana invadiendo espacios, son comúnmente encontrados en huertos o cosechas agrícolas, dañan el crecimiento de las plantas o incluso contaminan los lugares en donde se encuentran.

Existen diferentes tipos de control de plagas, a continuación, te mencionamos algunos:   

Control de plagas natural.

Con este tipo de control de plagas se reduce o elimina eficazmente, incluye instalación de barreras físicas que impiden el acceso, es un método natural que no produce ningún efecto secundario, su único inconveniente es que el proceso de eliminación es muy tardado.

Control de plagas químicos.

Es utilizado en espacios cerrados y agrícolas en donde normalmente se utilizan pesticidas para la eliminación de plagas. Para este tipo de plagas se utilizan químicos, los cuales pueden provocar algunos daños en personas y animales.

Control biológico.

Se utilizan organismos vivos como larvas o mariquitas, que ayudan a reducir la propagación de plagas.

Pesticidas naturales.

Son extraídos de hierbas y se aplican a cultivos infectados, no son tóxicos, sin embargo, pueden afectar a los organismos ya sea por contacto, inhalación o ingestión.

Llama a LB Fumigaciones y solicita más información sobre nuestros servicios de fumigación y control de plagas.